Los viñedos

Nuestros viñedos

Crecen a una altitud entre 400 y 800 m sobre el nivel del mar, en suelos profundos formados por rocas calizas y pobres en materias orgánicas. El clima es continental, con temperaturas que oscilan entre los -6 °C en invierno y los 40 °C en verano. Todos estos factores, junto a una escasa pluviometría y el salto térmico entre el día y la noche, producen una maduración lenta y favorecen la concentración y la intensidad de sabores, color y aromas en las uvas.

En la actualidad contamos con 150 hectáreas en propiedad y 600 hectáreas controladas por nuestro departamento técnico agrícola, con el fin de obtener las mejores uvas.

 

Las viñas están plantadas siguiendo un modelo rectangular o cuadrado (según sea vaso o espaldera) con una densidad de plantación que varía entre las 1200 cepas por ha. cultivadas en secano y 2900 cepas por ha, en regadío.

 

En ambos casos se permite la condición de viñedo en vaso o espaldera.

Características de nuestra tierra

Los suelos son profundos, con buena permeabilidad, formados por rocas calizas y pobres en materias orgánicas. Tenemos dos zonas con características geográficas distintas:

Campo arriba

Es la parte norte de Yecla, con una altitud entre 700 – 800 m y una composición de suelos de

80 %

TIERRA CALIZA

5 %

ARENA

15 %

ARCILLA

Campo abajo

Es la parte sur de Yecla, con una altitud entre 400 – 500 m y una composición de suelos de

30 %

TIERRA CALIZA

5 %

ARENA

65 %

ARCILLA

Yecla posee un clima muy diferenciado del resto de la provincia, ya que es claramente continental, las mínimas llegan en invierno a -4ºC, -7ºC y las máximas en verano están por los 39ºC, la pluviométria media es de 250-350 l/año, escasa pero bien repartida en otoño y primavera, con una insolación media anual de 3.000 horas de sol.

Su altitud entre 600 y 800m sobre el nivel del mar, proporciona un importante salto térmico entre el día y la noche.

Su altitud entre 600 y 800m sobre el nivel del mar, proporciona un importante salto térmico entre el día y la noche, produciéndose de este modo una maduración más lenta favoreciendo la acumulación de factores de calidad en las uvas.